Cenital

Por: Rogelio Aguayo Aguilar / Encuentro29.com Día de publicación: 2017-11-07 /


Medios de comunicación: Paradojas


Los medios de comunicación nos han dado una abundancia real, sin término, con la sensación de incompletud. Los sistemas obesos de información son igual a nada. Aunque las comunicaciones se extiendan al infinito, el sentimiento de vacío es inevitable. Todo vale porque todo cabe en una universalidad que no tiene fondo, no por profunda, sino por epidérmica, dermatológica.

Todo cabe, la derecha, la izquierda, las mujeres, los fascistas, la mediocridad y las matemáticas. Todo puede ser una gran aglomeración, de todo para casi todo. No importa lo que seamos o queramos ser: Un neoliberal que por las noches cuenta poemas a sus hijos o un comerciante que estudia filosofía. La cibercultura es un nuevo diluvio. Todos los animales entran a la barca. Los mercenarios se confunden con los ideólogos.

¿Cómo llegamos a esto? La comunicación comenzó con un dispositivo mediático. El emisor de prensa, radio, TV alcanzaba a un gran número de receptores aislados, dispersos. Un segundo dispositivo es la carta y el teléfono. Existe una verdadera reciprocidad de punta a apunta, sólo entre individuo e individuo. La euforia de los medios es contrastada fuertemente por sus efectos. Todo medio de comunicación crea nuevos excluidos. Sergio Latouche piensa que estamos embarcados en un vehículo que ha perdido su chofer frente a un precipicio. La mundialización de la virtualización deriva del desarrollo de los Mass Media. Hoy arribamos a la tele-audición, a la tele-visión, a la tele-acción, y a la tele-olfatación. Antes el sujeto estaba en el mundo, se fundía con el medioambiente. Hoy se separa. El noticiero de la noche es una plaza pública. Nos encontramos con los otros en el domicilio.

En la ciudad real hay un centro y una periferia. En el virtualismo la ciudad aparece a domicilio.

 

El ser humano de la virtualidad no es un nómada. El hombre en el avión, en el tren, en el auto, es un sedentario. Se fatiga pero tiende a quedarse fijo. La movilidad no está implicada en el nomadismo. Para ser nómada es necesario marchar, cansarse. No se es nómada cuando se transporta en vehículo. El nomadismo tiene una dimensión de aventura. El hombre de hoy va de ciudad en ciudad sin esperar nada, sin intentar descubrir nada. En realidad aunque viajemos, no viajamos. La alteración absoluta de lo real nos lleva a un estado de indiferenciación. Lo real se desintegra como un juego electrónico. Por los medios de comunicación hemos logrado una masificación uniforme de conductas y actitudes. La masa es una entidad vacía en sí misma ingenua y voraz gracias a la tecnología. Adquiere status de una maravillosa gelatina adherible a toda situación. La masa no ocupa ningún lugar, es multiforme en los caminos de la significación sin contenido, sin significado, sin destino. Como cuerpo no existe, por eso sólo se puede rastrear por signos. Las info-rutas son infomerciales, escenarios de publicidad, cadenas temáticas, y no pueden ser pensadas como una nueva forma de hacer sociedad.

La responsabilidad de la comunicación comienza en la emisión de un mensaje explicito e implícito. No sólo en la persuasión. Comprender lo dicho exige la participación y no simplemente la observación.

 




Artículos relacionados

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota