El Zancudo

Por: Arturo Soto Munguía / El Zancudo Día de publicación: 2017-08-11 /


Arturo Soto Munguia

Kino Mágico. Y los olvidos de Javier Gándara

El pasado miércoles, personal del Ayuntamiento de Hermosillo realizó un recorrido de supervisión por las obras del proyecto Kino Mágico y los avances, después de una demora ocasionada por la falta de un permiso de Semarnat, son impresionantes.

 

El rescate de Kino Viejo como destino turístico y el desarrollo de  este proyecto del que algunos dicen competirá de tú a tú con Bahía de Kino, ofreciendo atractivos que este balneario no tiene: malecón, área de juegos, albercas, toboganes, canchas de futbol rápido, estacionamiento, áreas para asadores y piñatas en un desarrollo de cinco hectáreas donde se están invirtiendo 60 millones de pesos.

 

Dentro de poco tiempo, este proyecto será inaugurado y entrará en operación convirtiéndose en un atractivo turístico de primera para los hermosillenses y quienes por motivos de negocios o placer visiten la ciudad.

 

Por lo pronto, los trabajos avanzan a buen ritmo y se han convertido en una gran fuente de empleo para los pobladores de Kino Viejo que han sido contratados para la construcción de toda la infraestructura, diversificando las fuentes de empleo en esa comunidad pesquera.

 

Este proyecto forma parte de los trabajos de reconstrucción de Hermosillo y su zona rural poniente, donde las últimas noticias que se tuvieron fueron malas y relacionadas con la construcción de una barda en zona federal, por parte de una empresa de capital chino, procesadora de pescado, y cuya construcción comenzó ilegalmente en la administración pasada, aunque a algunos les cause escozor el término.

 

Lo anterior viene a colación porque Kino Mágico es un proyecto que vendrá a cambiar la fisonomía del lugar y a ofrecer un espacio digno para el turismo local, el nacional y el extranjero, en una ciudad como Hermosillo, donde lamentablemente no hay muchas opciones.

 

Y aunque no se ha hecho mucho ruido al respecto, vale la pena mencionarlo junto a una serie de trabajos que también se están llevando a cabo en el casco urbano de la capital (alumbrado público y pavimentación, principalmente), con lo que lentamente se empieza a levantar el tiradero que dejaron las administraciones de Javier Gándara Magaña y Alejandro López Caballero.

 

Por lo menos este último ha tenido la prudencia de mantener un bajo perfil, no así el empresario harinero y automotriz que hace un par de días, tal vez en la euforia por la liberación del primogénito de su jefe político y la eventualidad de que éste también abandone la cárcel donde espera sentencia por delitos de delincuencia organizada, se aventó al ruedo con declaraciones no tan desafortunadas como cínicas.

 

Señaló que el Maloro Acosta tiene descuidada la ciudad, y no fue muy lejos por la respuesta, ya que el alcalde en funciones le reviró con un lapidario “para tener la lengua larga, hay que tener la cola corta”.

 

Y vaya que Javier Gándara no la tiene, sobre todo si de administrar la ciudad se trata, con el agregado de que durante su administración (2009-2012) el gobierno federal orientó mil 600 millones de pesos provenientes de ingresos petroleros, y cuyo destino no se ve por ninguna parte.

 

Bueno, sí se ve: en la denominada Fuente Marcela, que obstruye el tráfico en la confluencia del bulevar Kino y Morelos; en la millonaria inversión para modernizar ese mismo bulevar Kino, por donde el ex alcalde tiene sus negocios y oficinas; en el parque Madero, que se inunda más que Villa de Parras porque no le construyeron drenaje.

 

Bastó que el señor Gándara Magaña asomara la cabeza, para que le recordaran una serie de tropelías realizadas durante su administración, entre las que se cuentan la destrucción del Hermosillo Flash que le está costando a los hermosillenses 30 millones de pesos que bien podrían haberse invertido en obras y programas sociales.

 

Eso sin contar la manipulación del proceso para licitar la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (que hubo de repetirse porque una empresa la impugnó y le concedieron la razón en las irregularidades denunciadas). Esa planta estaba presupuestada en 400 mdp y terminó costando 900, comprometiendo participaciones federales y estatales y obligando a los hermosillenses a pagar un incremento de 35 por ciento en sus consumos de agua.

 

Y no le seguimos porque la lista es larga  y hasta el dirigente municipal del PRI, Edgardo Briseño le refirió otra serie de trapacerías cometidas durante su administración. En fin, hay momentos que sí aplica eso de que “calladito te ves más bonito”.

 

Lo cierto es que el Maloro se ha convertido en el villano favorito de los padrecistas-gandaristas para tupirle por ‘quítame estas pajas’ y tratar de minar la memoria social. Ya lo andan grillando con que se encuentra en la Ciudad de México, en la asamblea nacional del PRI, cuando la tarde de ayer estuvo en una reunión con vecinos de Corceles Residencial, entregando botones de alerta junto con personal de la Secretaría de Seguridad Pública.

 

Seguramente el alcalde sí estará en esa asamblea el sábado, representando a la FENAMM.

 

II

 

Ya con esta van tres veces  que algunos municipios del estado han sido declarados zona de emergencia, desde el inicio de la actual administración estatal.

 

Recordemos que apenas unos días después de tomar posesión como gobernadora, Claudia Pavlovich, en octubre de 2015, el huracán Marty (depresión tropical 16-E) hizo estragos en Guaymas, Empalme y causó daños grandes en Cajeme, Huatabampo y Benito Juárez y en total, en 11 municipios de Sonora.

 

Las gestiones de la gobernadora ante el gobierno federal se tradujeron rápidamente en apoyos extraordinarios para paliar las desgracias en esos municipios.

 

Comenzando el año 2016, productores de San Luis Río Colorado se vieron beneficiados con recursos extraordinarios, tras conseguirse la declaratoria de zona de emergencia por las heladas que afectaron sus cultivos.

 

Este 2017, la Secretaría de Gobernación acaba de declarar zona de emergencia a los municipios de Nogales y Hermosillo, apenas a cinco días de la solicitud hecha por la gobernadora.

 

Con esto, a partir del próximo fin de semana comenzarán a fluir los recursos para atender necesidades de abrigo, alimentación y salud de más de 18 mil afectados en esos dos municipios: despensas, láminas galvanizadas, cobertores, colchonetas, guantes, botas, rollos de hule, costales, kits de limpieza, de aseo personal y agua potable embotellada.

 

Llama la atención la celeridad con que la Secretaría de Gobernación ha atendido al gobierno de Sonora en solicitudes que en ocasiones, pueden durar meses en los laberintos de la burocracia federal.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx




Artículos relacionados

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota