Kiosco Mayor

Por: Francisco Rodríguez Rodríguez / Kiosko Mayor Día de publicación: 2017-07-17 /


De Francisco Rodríguez

Justicia legal, pero no social

 

*Indemnizarán por Hermosillo Flash

*Suma asciende a 30 millones de pesos

*Entregarán terreno y dinero en efectivo

 

El viernes anterior, el Cabildo de Hermosillo votó mayoritariamente, solo con la contra del regidor de MORENA, para variar, a favor de destinar un predio valuado en 24 millones de pesos, propiedad del gobierno municipal, para el pago de la indemnización de la familia Gómez Limón por la afectación provocada por el derrumbe de la torre donde por muchos años operó Hermosillo Flash.

 

Sin duda es un acto de justicia a la familia del extinto Eduardo Gómez Torres y es un acto de justicia legal que resuelve un de los grandes problemas heredado por el actual alcalde Manuel Ignacio “Maloro” Acosta.

 

Sin embargo, es también por otro lado un acto de injusticia social porque lamentablemente ese predio de 24 millones de pesos más otros seis millones en efectivo para completar 30 millones de pesos como total de la indemnización, son recursos de todos los ciudadanos hermosillenses, quienes son (somos) los menos responsables de las malas decisiones de las autoridades. En este caso fue durante el gobierno encabezado por Javier Gándara Magaña.

 

No juzgaré sin fueron situaciones políticas, o venganzas políticas, lo que llevó a la destrucción de esa torre que se ubicaba por el bulevar Luis Encinas casi esquina con la Rosales. O tal vez era necesario para mejorar la vialidad de ese crucero tan transitado y de los más importantes de la capital del estado.

 

Pero aun así, acción forzosa para mejorar la vialidad, se debió haber hecho bien planeado y tomando en cuenta el costo económico que significaba esa operación. En ese entonces pudo haberse cumplido con el pago. Es más ni siquiera en la siguiente administración, también panista, se arregló el problema. Ahora, el “Maloro” no sé si presionado por la autoridad judicial o bien por terminar con uno de los muchos problemas encontrados al arribo de la administración, pero la realidad es que se afecta el patrimonio de los hermosillenses con 30 millones de pesos.

 

Ese recurso bien podría haberse utilizado en otros programas que requiere la sociedad y no destinarlos al pago de indemnización por acciones mal ejecutadas de gobiernos anteriores.

 

Ese es el cáncer del cual la sociedad está harta. De que se cometan ilícitos intencionados, por omisión o simplemente “por mis pistolas” y no pasa nada. La gente más que ver a ex funcionarios en la cárcel o señalados por sus males acciones, quiere que se devuelva los recursos extraviados o mal gastados, como es este de la enorme indemnización que pagará el ayuntamiento local.

 

Muchos recuerdan que fue un 27 de mayo por la noche, de 2010, cuando se demolió la torre del Hermosillo Flash. Días después, es empresa que dirigía Eduardo Gómez Torres, demandó al ayuntamiento de Hermosillo presidido entonces por Javier Gándara Magaña. Se ganó el amparo y se le ordenó al municipio reponer el inmueble en el mismo lugar donde operaba. El ayuntamiento se negó y optó por la sentencia sustituta, o sea pagar el daño. Pagó 2 millones 628 mil pesos por la propiedad, que fue el valor estimado por el juez.

 

La sentencia también ordenaba la reubicación de la torre o bien el pago del valor de la concesión. La familia decidió fuera mejor la indemnización por los 61 años que le quedaban a la concesión (se otorgó en 1981 por el ayuntamiento). El 29 de enero del 2016, un juez emitió la sentencia de que el ayuntamiento debía pagar 77.2 millones de pesos como indemnización a la familia Gómez Limón.

 

Al final, luego del permanente acercamiento del alcalde “Maloro” Acosta y su equipo con la familia Gómez Limón, se pudo concertar un pago de 30 millones de pesos para finiquitar el litigio. Se entregará el predio valuado en 24 millones de pesos y seis millones de pesos en efectivo.

 

Si es cierto, fue una buena negociación pues se le ahorró al erario municipal más de 47 millones de pesos, pero aun así, se lesiona el patrimonio de los hermosillenses.

 

En la misma sesión de Cabildo, la regidora Rosa Elena Trujillo, de Movimiento Ciudadano, propuso iniciar una investigación contra las autoridades municipales que originaron ese daño patrimonial. Ese punto se aprobó por mayoría pero con la abstención de los ediles panistas Israel Moreno,  Brenda Córdova, César Rascón y Elsa Velasco.

 

De cualquier manera es muy probable se inicie una investigación en contra del ex alcalde Javier Gándara Magaña.

 

Una investigación que de seguro llevará mucho tiempo y al final no creo prospere mucho y tampoco creo que el empresario Javier Gándara Magaña suelte tan fácilmente 30 millones de pesos de bolsa.

 

En fin, veremos con el tiempo qué pasa.

 

Nos vemos en agosto.




Artículos relacionados

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota