ENTRETELONES

Por: Samuel Valenzuela / entretodos.com.mx Día de publicación: 2017-06-19 /


Samuel Valenzuela Ortega Temeraria provocación                                  

Hace unos días nuestro colaborador Alberto Vizcarra advertía sobre mentes criminales, que con estrafalarios mitos, operan en minúsculo segmento de la tribu yaqui, el rechazo al gasoducto, obra que no le quita nada a la etnia y sí aporta al desarrollo económico del noroeste del país.
Dicha alerta, a su disposición en http://elportaldelagente.mx/no-jueguen-con-mentes-criminales-parte-1/, cobra vigencia frente a los hechos ocurridos este sábado en las cercanías a Loma de Bacum, sede de la célula remanente del padrecismo empeñada en sabotear el proceso histórico de reconciliación entre la etnia e instituciones de gobierno, luego de la fractura también histórica por la ilegal construcción y operación del acueducto El Novillo.
Es evidente que los huachicoleros detenidos ayer y responsables del incendio en el poliducto que desde hace muchos años cruza territorio yaqui, son los mismos o forman parte de la clica que hace unos días causó daños al tubo del gasoducto y quienes como se sabe, ya mataron a un joven yoreme que manifestaba su apoyo a esa infraestructura.
Afortunadamente hubo una actuación eficaz y oportuna por parte del personal de la Unidad Estatal de Protección Civil en coordinación por especialistas de PEMEX, para que las cosas no pasaran a mayores, además de las detenciones en flagrancia a un par de responsables del robo de combustible y de haber causado el incendio con fines de distracción, provocación temeraria que pudo tener funestas consecuencias.
La situación es delicada y urge se desactive esa fórmula facciosa integrada por el catedrático del ITSON, Rodrigo González Enríquez y una fantasmal asociación civil de corte ecologista que pregonan la condición infernal del gasoducto para inducir el rechazo entre yaquis, aunque ese cariz diabólico se quitaría si la empresa les entrega 200 millones de pesos.
La ambición de unos, la ingenuidad de otros, perversidades y estrategias de               quienes ya están en la cárcel o en el basurero de la historia, constituyen un peligroso coctel que arriesga la estabilidad de la entidad y que debe ser anulado cuanto antes en el marco del derecho y la legalidad y en atención a la autonomía de la etnia, cuya mayoría de los pueblos, siete de ocho, convinieron sin ningún problema el que el gasoducto pasara por sus territorios.
Habrá que ver que arroja la investigación en proceso por parte de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal, pero desde nuestro punto de vista y en función de los datos que nos han hecho llegar, de seguro encontrarán vínculos entre los huachicoleros y los opositores al paso del gasoducto por esa comunidad cercana a Ciudad Obregón.
Por lo demás, conforme avanzan las respuestas y acciones reclamadas por los hermosillenses a la autoridad municipal, se convierte en más pueril el sonsonete descalificador de cretinos al estilo del exdiputado local Luis Ernesto Nieves, mejor conocido como “El Güerito” en el bajo mundo del hampa panista, y quienes ahora se muestran histéricos por la ausencia de señalización en diversas vialidades recién pavimentadas en la capital de Sonora.
La creciente efectividad en el combate a la inseguridad pública, lo irremediable de la situación jurídica de su jefe asilado en el reclusorio Oriente de la Ciudad de México; los resultados a la vista del proceso de reconstrucción de Sonora que lleva a cabo el gobierno de Claudia Pavlovich, ha reducido los lloriqueos panistas a la necesidad de delimitar carriles de circulación con pintura, luego que se cubriera de pavimento el desastre heredado por las administraciones municipales del PAN.
Obvio que el trabajo se está haciendo y también es obvio que la gente mira los resultados sea cual fuere el rubro de sus exigencias, que dicho sea de paso, la principal demanda popular fue atacar la corrupción oficial y que cesara el saqueo que pusieron de moda los panistas, en tanto que se atacan los relativos a la deteriorada infraestructura vial y se reconstruye la destartalada plataforma para dar seguridad a la ciudadanía.
Este lunes hay sesión del cabildo capitalino y tal como ya se adelantó, uno de sus puntos es la renuncia de Jorge Andrés Suilo Orozco a la Secretaría del Ayuntamiento, para enfrentar el reto en el que no dieron el ancho Ramsés Arce y Fernando Beltrán Pérez, en tanto que Julio César Ulloa se hará cargo de la política interna del Municipio.
La verdad que en términos de efectividad y altas expectativas, Beltrán Pérez resultó un fiasco, caracterizándose su gestión como comisario por la ausencia y mantenerse encerrado a piedra y lodo, mientras que eran otras instancias las que se dedicaban a las tareas de coordinación y combate al delito y por eso la decisión de ubicar en dicha posición a alguien realmente comprometido con los hermosillenses y con el gobierno de Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez.
A Beltrán Pérez nos tocó conocerlo cuando un infausto hecho golpeó a nuestra familia y él como Ministerio Público fue factor fundamental para que se retrasara la acción de la justicia en contra del responsable, tocándonos además experimentar su frialdad y valemadrismo durante una indagatoria que nunca concluyó y tuvimos que recurrir a otras instancias para que se cubrieran sus omisiones cuando un asesino se paseaba en libertad provocando a las víctimas de su delito.
Por eso nos resultó extraño su nombramiento por allá a principios de noviembre pasado, no quedándonos más que darle el beneficio de la duda, por la posibilidad de que 20 años después de su patética actuación se hubiera convertido en un profesional en la tarea policial.
Mientras tanto, nos llegan un par de reportes sobre el condicionamiento impuesto por directivos de la Secundaria 24 de Hermosillo, para la inscripción y reinscripción de sus alumnos, práctica que creímos ya había sido desterrada.
Entre los requisitos para realizar ese trámite, se exige la entrega de un paquete de hojas de papel bond tamaño carta, que si no es satisfecha, el padre o madre es reprendido y advertido sobre las consecuencias de su tacañería, no quedando más que gastar entre 120 y 150 pesos por hijo o hija a inscribir y regresar a hacer la kilométrica fila.
Vamos a checar ese asunto con el titular de la SEC, Ernesto de Lucas o con el también amigo de este espacio, Víctor Guerrero, subsecretario de Educación Básica, ya que a lo mejor se trata de términos nuevos en la relación escuelas-padres de familia, aunque si a este espacio llegaron un par de inconformidades por dicho condicionamiento y no en calidad de aportación voluntaria, debe haber más enojados y no se vale cuando el sector educativo es ejemplo de mucho de lo bueno que esta pasando en el gobierno de Claudia Pavlovich.
Son fregaderas que se regrese al pasado con el cobro de cuotas escolares, así sea de forma simulada, con todo el ruido que puede causar, cuando a nivel nacional la Secretaría de Educación Pública toma como modelo la forma de trabajar del popular “Pato de Lucas” en asignaturas tan complejas como la evaluación magisterial, que en Sonora derivó en sólo problemillas menores.
Y qué buena onda el uso que le está dando el diputado federal Ulises Cristópulos a los bonos en lo económico que recibe del área de finanzas de San Lázaro, ya que ese dinero lo destina para becas a estudiantes de su distrito, principalmente de segmentos sociales no privilegiados.
Esa es hacer política de la buena. 
Y como hoy es Día del Padre y como este reportero es de al menos cuatro, pues la vamos a dejar de este tamaño, para ver si podemos celebrar como se debe.




Artículos relacionados

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota