Corren rumores

Por: Hilario Olea / El Sol de Hermosillo Día de publicación: 2017-03-17 /


Hilario Olea

Jueces mayoristas

Son muy generosos… El superlujoso despacho de Antonio Lozano Gracia volvió a tocar la puerta del juez segundo de Distrito, Manuel Hiram Rivera, quien se ha mostrado más que generoso otorgando amparos al mayoreo a ex funcionarios padrecistas y familiares de Guillermo Padrés.
Ahora, su generosidad lo llevó a resolver un amparo que invalida el decreto por el que fue creado la Fiscalía Anticorrupción de Sonora, pero al no poder declarar inválidas las investigaciones realizadas, lo hace es mandarlas a otra instancia.
Obvio que esto no fue con meras ganas de chinchar a la FAS, sino que seguramente estarán buscando un resquicio en el aspecto procesal para tratar de invalidar todo el proceso contra Guillermo Padrés. Por lo pronto, de todos modos sigue en el bote.
Domicilio conocido… Como se manejó en redes, parece ser que este juez segundo tiene una buena relación con el despacho de Lozano Gracia o como el clan padrecista, porque es muy socorrido para solicitarles amparos. Recordar que hasta el momento los padrecistas llevan más de 300 amparos contra el Gobierno federal y estatal, y dicen que una buena cantidad sale de este Juzgado Segundo.
Algunos podrían decir que hay sospechosismo, pero igual puede ser que sea un juzgado muy expedito. Como lo pongan de nuevo la justicia federal sale en auxilio de Guillermo Padrés para mejorarle su estatus legal. En su momento fue la propia Secretaría de Gobernación la que le abrió las puertas. También ha tenido muchos coqueteos de otras dependencias federales. Total, que de nuevo le tiran un salvavidas. Esperemos no desayunarnos con la noticia de que uno de estos jueces comedidos lo acaba poniendo en libertad.
Unos sí otros no… Lo extraño de este juez, de acuerdo a lo señalado por el propio procurador, Rodolfo Montes de Oca, es Carlos Villalobos solicitó un amparo bajo los mismos términos y le fue negado. Igual le pasó a otros ex funcionarios que se ampararon contra la Fiscalía Anticorrupción. De hecho, a Guillermo Padrés o mejor dicho al despacho de Lozano Gracia se le otorgan el amparo, pero sólo en donde se desconoce la legalidad de la integración de la FAS.
En lo otro sigue igual. Eso ha causado extrañeza entre el gremio de abogados, porque aseguran que no puede haber dos criterios diferentes para casos iguales. Pero, qué quieren, así se las gasta la justicia mexicana.
Carabina internacional… Con la novedad de que la PGR está pidiendo a la Interpol que emita un ficha roja para que busquen en un titipuchal de países al ex secretario de Hacienda, Carlos Villalobos, acusado de uso indebido de atribuciones, desviaciones de recursos y lo que se acumule, al grado de que ya lo inhabilitaron por diez años, y lo están multando por casi tres mil millones de pesos. ¿Y? No, pos nada. Que igual se puede andar paseando en los centros comerciales o viajar como Pedro por su casa en los aeropuertos del país como hace Mario Cuen. O bien, esconderse en algún rancho de Arizona, como dicen hace Roberto Romero. A fin de cuentas no pasa nada.
Los agarran aquí… Al único que la Interpol ha agarrado es a Héctor Ciscomani y fue en el aeropuerto de la Ciudad de México. Es claro que eso de la ficha roja resulta pura vacilada, porque con el montón de terroristas, narcos y demás locos, no creo que la Interpol se ponga a buscar a un ex funcionario de un Gobierno estatal. A lo más que harán, si es que lo hacen, es boletinar una alerta de búsqueda, pero hasta ahí. Ya ven el caso de Roberto Romero y demás pillos que andan volando. Nadie sabe y nadie supo dónde se encuentran. Incluso, el propio Guillermo Padrés se dio el lujo de esconderse en la Ciudad de México y si lo detuvieron fue porque lo agarraron de aquellitos y tuvo que salir a entregarse. Y por pasarse de vivo llevó al baile a su hijo. Pero ese es otro cuento. El caso es que no creo que la Interpol vaya a detener a alguien, aunque se presenten en sus propias oficinas.
¿Y yo por qué? Seguramente que el alcalde de Hermosillo, Manuel Ignacio Acosta, debe estar como Vicente Fox con el asunto del Hermosillo Flash, y preguntarse ¿Y yo por qué? Con eso de que un juez determinó que se debe llevar a juicio político al Maloro por desacato a una orden de indemnizar a la familia de Eduardo Gómez Torres por la destrucción de las estructuras de Hermosillo Flash a manos de Javier Gándara y del gobierno de Guillermo Padrés. En todo caso, debería ser Gándara Magaña quien le debiera pegar un pellizco a la herencia para enfrentar su responsabilidad. O bien, que los padrecistas le quiten un pelo a lo que se llevaron y con eso pagan y recontrapagan. Lo malo que agarran al Maloro más piojo que una liendre, como diría el Gordo Barrera, y ahora dicen que hasta la chamba le puede costar. Cierto que es justo que se les pague a la familia Gómez Limón los daños que sufrieron. Pero también es regacho que los que lo hicieron se estén riendo y no los obliguen a pagar un centavo de su bolsa.
La carrera afamada… Hoy viernes se cumple 60 años de aquella carrera afamada entre el Moro de Cumpas y el Zaino de Agua Prieta. Una carrera que se dio precisamente por la calle donde estaba la legendaria Copacabana. Ambos cuacos en aquel lejano 1957 ya eran muy afamados por haber ganado a otros cuacos de la región. Se dice que el Relámpago tenía la ventaja del terreno, porque era más grande que el Moro y el error fue haber pactado la carrera justo para la distancia del Zaino. Como sea, sin duda que es la carrera más famosa no sólo de Sonora, sino de México. Y a darle, al Moro hasta que gane.
Lo bueno que hoy, hoy es… ¡¡¡viernes!!!, comienza el puente largo. Por eso no olviden lo que decía el Chendo Valenzuela, con este candidato, ni ganando pierdo. Sale.




Artículos relacionados

Comentarios sobre esta nota

Comenta esta nota